Cada día vemos más y más vídeos en las redes sociales. Y es que sólo en Facebook, la red del billón de usuarios, se visualizan 100 millones de horas de vídeo cada día. O lo que es lo mismo, vídeos en la red social Facebook alcanzan 8 billones de visualizaciones cada día, por 500 millones de usuarios.

No es de sorprender que recientemente (el 13 de julio, aunque hasta ahora de manera limitada y sólo en USA) LinkedIn incorporara la funcionalidad de agregar vídeo desde la app del gigante de perfiles profesionales.

Decirlo es muy fácil, pero crear vídeos constantemente puede ser una tarea ardua. Grandes corporaciones incorporan vídeo a sus estrategias de marketing para adaptarse a la demanda de su audiencia. Pero no tienen porqué ser los únicos. Las pequeñas empresas o autónomos pueden ser parte de esta corriente, y con poco presupuesto conseguir grandes resultados.

Aparte de lo técnico, en la producción hay cosas que no debes pasar por alto. Por eso queremos ayudarte a crear vídeos que conecten con tu audiencia a través de los siguientes pasos.

Mensaje clave y finalidad del vídeo

Grabar un vídeo sin un propósito supone perder tiempo y dinero. Antes de empezar a grabar debes tener claro la finalidad del vídeo. Quieres vender, promocionar, darte a conocer, influir, educar, convertir… sea cual sea tu meta, debes tenerla presente desde el inicio, pues de ella saldrá tu mensaje clave.

¿Qué es lo que tu audiencia debe entender de tu vídeo? ¿Si definieras en una frase tu vídeo, de qué dirías que trata? No importa el cómo lo cuentes, hasta ahora sólo nos concentraremos en el qué.

Define tu audiencia

Un vídeo no puede ser para todos los públicos. Bueno, podría, pero no tendría el mismo impacto. Una vez hayas definido para qué vas a hacer el vídeo y cuál es el mensaje que quieres transmitir con él, debes definir cuál es tu audiencia. Cómo habla, cómo piensa, cómo siente, qué le gusta, cómo se comporta.

Te voy a poner un ejemplo que seguro te sonará mucho. Cuando eras pequeño/a y debías pedir permiso a tus padres o mayores para hacer o ir a algo, ¿se lo decías igual a tu madre que a tu padre o a tus abuelos? Seguramente sabías exactamente el tono, la frase, o qué cara poner para que te dijeran sí. ¿Por qué? Porque los conocías perfectamente. Y así mismo debes conocer a tu audiencia para que conecten contigo, tu marca, tu mensaje y generen conversión (sean likes, shares, leads o compras).

Dónde se va a reproducir el vídeo

Aunque parezca que esto sería lo último en qué pensar, es importante definirlo antes de empezar a grabar. Imagina que haces un rodaje como para un corto de 5 minutos y luego decides que lo quieres enseñar en Instagram porque es tu plataforma más rentable. Hmmm… bueno, pues Instagram permite sólo vídeos hasta 1 minuto, ¿qué harás con los otros 4 minutos? Y si contrataste un equipo externo para que filmara tu vídeo, ¿debes contactarles de nuevo para que arreglen tu vídeo con la duración adecuada? ¿Sigue siendo un buen vídeo, contando el mismo mensaje después de reeditarlo?

Definir la duración aproximada del vídeo en función de la plataforma en la que lo reproducirás, te ayudará a ser más creativo, preciso, y seguro de qué vas a contar y cómo.

Escoge un tema para tu vídeo

Entramos en la parte creativa de cómo crear un buen vídeo. Y es que al igual que escribir una entrada de blog, un artículo para una revista o diario, incluso un libro, debes escoger un tema. Ya sabes qué quieres decir, a quién y en dónde. Ahora es momento de pensar en cómo contarlo.

En la parte II de este artículo te contaré algunas ideas para hacer en vídeo. O lee este artículo si lo que quieres es empezar con el Live Video.

¡Dime qué hacer!

Uno de los inconvenientes que encontramos en las personas que están empezando a crear vídeo es que no les dicen a su audiencia qué hacer después. Y con esto no quiero decir un directo compra, comparte, o dale me gusta (Ojo, el algoritmo de Facebook penaliza estas dos últimas frases en el copy). Es más una llamada a la acción (CTA) coherente con el mensaje expuesto.

Si tu meta es que las personas conozcan tu marca o producto, no olvides decirles dónde encontrarte si les gusta lo que vieron. Por ejemplo, pon la url de tu página web al final para que sepan a dónde ir después. Otra opción son los eslóganes. Resumir el mensaje del vídeo con tu eslogan o una frase alusiva es más poderoso que decirles un simple y directo COMPRA.

En una campaña de navidad Apple lanzó un anuncio en vídeo sobre un chico que no soltaba su teléfono. Todos sabemos lo incómodo que es cuando estás hablando con alguien y a éste parece no importarle lo suficiente como para despegar sus ojos de su móvil por un segundo. Pero al final, este chico estaba grabando y editando un vídeo de las experiencias de su familia durante la reunión navideña. Y todos lloraron conmocionados por la sorpresa (hasta yo). El anuncio termina con un Felices Fiestas.

Vale Apple, gracias por los buenos deseos. Pero si tu idea era que le regalara un iPhone a mi hermano por navidades, ¡lo has logrado! Es más, cuántos ya con este móvil hicieron un vídeo para compartir con sus familias. O, cuántos padres esperanzados se quedaron esperando a que sus hijos hiciesen el vídeo resumen de sus fiestas y les dejaron tranquilos con su móvil.

Sé creativo/a y piensa en y como tu audiencia. Verás que acertarás con tu producto final. Y es que el 80% del tráfico de internet corresponde a vídeo. Así que no lo pienses dos veces y empieza a crear tu estilo audiovisual y compartir tus ideas, producto o servicio con el mundo a través del vídeo marketing.

No olvides seguir todos los puntos que te hemos propuesto antes de decir ¡Luces, Cámara, Acción!

Descarga la guía con el contenido de esta Masterclass

La recibirás en la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

¡Gracias! Recibirás la guía en tu email en unos instantes